PIENSA COME & COME PIENSA

¿Has escuchado alguna vez que la mente ordena y el cuerpo obedece? Somos dueños de nuestra alimentación y lo que comemos una vez que crecemos y salimos de casa de nuestras madres., si ella nos regalo buenos hábitos de alimentación, nos resultará más fácil controlar y seguir, eso no significa que lo hagamos.


El protagonista es el hambre, esa necesidad del cuerpo, cuando existe las ganas de comer., algunas personas lo controlan, otros se anticipan a él, muchos le dan prioridad en su día a día y otros simplemente lo ignoran.


Si piensas comes bien, tiene lógica, compras lo que necesitas, te organizas, haces todas tus comidas, tomas agua, te preocupas por la calidad de las comidas, por tu cuerpo, salud y bienestar. Ahora viene el contraataque: come y luego piensas, esto hace que cualquier cosa comestible que tengas justo al frente debas aniquilarlo, mientras más rápido mejor, que sea fácil, que solo lo tengas que abrir, y como mucho calentar, en menos de 15 minutos cambia tu humor, pasas a un estado de felicidad, parece raro pero, en algunos casos, se puede llegar a una etapa de reflexión y luego de culpa.


Pero nada de eso debe preocuparte, solo recuerda que la mayoría de las batallas las gane piensa come y, eventualmente, que gane come piensa, muchas veces será divertido.